Lunes, 29 de enero de 2007
Si bien la psicología empezó a ser reconocida como disciplina científica distinguible de la filosofía o la fisiología a fines del siglo XIX, tiene sus raíces en periodos más antiguos de la historia del hombre.

En el Papiro Ebers (aprox. 1550 adC) es posible encontrar una breve descripción de la depresión clínica. Aunque el texto está lleno de encantamientos y recetas mágicas para alejar demonios y otras supersticiones, también es evidencia de una larga tradición de práctica empírica y observación de este tipo de problemáticas.

A pesar del origen griego de la palabra Psicología, en la cultura helénica sólo existen referencias a la psique (esto es, alma o espíritu), como una fuente de preocupación de los filósofos post-socráticos (Platón y Aristóteles en particular) ante cuestionamientos acerca de si el hombre, desde el nacimiento, contaba con ciertas conocimientos y habilidades, o si esto lo adquiría con la experiencia. Asimismo, los cuestionamientos se relacionaban con la capacidad del hombre para conocer el mundo.

Estas interrogantes, desde su introducción, contaron con un gran número de aportaciones de la filosofía, que intentaban dar cuenta de la naturaleza de la psique, sus aptitudes, y los contenidos adquiridos. No fue sino hasta el siglo XVI que hubo planteamientos pre-científicos al respecto. René Descartes, por ejemplo, como filósofo racionalista, afirmaba que el cuerpo funcionaba como una máquina mecánica perfecta, distinguiéndola del alma porque esta era independiente y única, con algunas ideas innatas que serían determinantes para ordenar la experiencia que los individuos tendrían del mundo. Por otra parte, Thomas Hobbes y John Locke, de la tradición empírica inglesa, le daban un lugar preponderante a la experiencia en el conocimiento humano, destacando especialmente el papel de los sentidos para recoger información del mundo físico, de lo cual se desprendía el concepto de verificación de las ideas correctas por contrastación con la información sensorial.

A pesar de estos aportes, en el siglo XVI la psicología aún era considerada algo así como parte de la teología, pero la aparición de las disciplinas médicas impulsó la concepción de lo espiritual (lo relacionado con el alma) en términos de funciones cerebrales. Aquí puede situarse las referencias de Thomas Willis a la Psicología en La doctrina del Alma, y su tratado de anatomía de 1672 De Anima Brutorum (Dos discursos acerca del alma de los brutos).

Fue el siglo XIX el escenario en que aparecieron los primeros intentos de adoptar métodos específicos para ahondar en el conocimiento del comportamiento humano, que es lo que hoy se entiende como psicología científica, hecho que históricamente es asociado al alemán Wilhelm Wundt (1832-1920). Este profesor de medicina y fisiología de la Universidad de Leipzig fundó en aquella ciudad el primer Instituto de Psicología en el mundo, y el primer laboratorio científico de psicología, en 1879. Se considera que este hecho marca la fundación de la Psicología como ciencia formal.

Wundt y sus discípulos se concentraron en el estudio de los contenidos de la conciencia, mediante el método de la introspección rigurosa, que consistía en la descripción de las percepciones y sensaciones que el observador tenía ante la estimulación y las primeras escuelas psicológicas empezaron a establecerse: el Estructuralismo de Wundt y Titchener, y el Funcionalismo del médico y filósofo William James. El primero se concentraba en la forma y la estructura de los contenidos de la conciencia, y el segundo en los actos y funciones de la mente. A principios del siglo XX surge en Alemania la Psicología de la Gestalt.

En 1920, John Watson publicó el ensayo que definiría la escuela que se conocería como conductismo, y para principios de ese siglo el neurólogo Sigmund Freud ya había avanzado en la concepción de su propia teoría, el psicoanálisis. Dichas teorías siguieron desarrollándose, la primera con el trabajo de B.F. Skinner y la segunda a través del trabajo de autores como Carl Gustav Jung, Anna Freud, Melanie Klein, Erik Erikson, Erich Fromm, Jacques Lacan, etc. Fue sin duda Jean Piaget, quien realizó una de las mayores aportaciones a la Psicología del siglo XX, al desarrollar una compleja teoría, la epistemología genética, sobre la construcción del aspecto cognitivo del sistema psíquico. Mediante cuidadas observaciones y experimentaciones, elaboró durante más de 40 años una de las teorías más fructíferas para la comprensión de las estructuras cognitivas del hombre.

Desde la decada del 60 del siglo XX una nueva interpretacion o escuela -el cognitivismo o cognoscitismo- ha hecho su aparicion en el campo.

Publicado por huasito_2006 @ 0:51  | ESTUDIANTES
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios